Cultivando lechugas

abril 28, 2016


¡Hola a tod@s!

Hoy os traigo un post muy especial, ya que espero que su sencillez os anime a ponerlo en práctica.

¿Sabéis cuantas veces he ido a la frutería a comprar una lechuga y me he arrepentido al hincarle el diente?

Desde que descubrí que podía tener mis propias lechugas, durante todo el año, no he vuelto a comprar ninguna.

Para empezar es tan sencillo como comprar un sobrecito de semillas de la variedad que más os guste. Hay muchos tipos: hoja de roble, trocadero, iceberg, batavia, maravilla de verano, romana, mantecosa, maravilla cuatro estaciones, solara amarilla, dorada de primavera, reina de mayo,  etc

Nosotros hemos elegido la variedad Maravilla de verano porque va muy bien para este tiempo. Es muy sencillo, podéis utilizar el envase vacío de los yogures o de las fresas (que ya tienen agujeros en la base del recipiente de plástico) o cualquier macetita pequeña. Añadís un poco de tierra, ponéis la semilla, echáis agua cada vez que veáis la tierra algo seca y a esperar!

Os enseño el resultado de nuestro semillero:

Semillero de lechuga maravilla de verano
Semillero de lechuga maravilla de verano

¿Y que hacéis cuando están así?

La primera vez las plantamos directamente en el huerto. Claro como estábamos aprendiendo no nos percatamos de los problemas que venían en camino. 

Toda una gama de moluscos terrestres apareció para comérselas (literalmente) luchábamos contra caracoles y babosas, por no hablar de los pájaros, que se zampaban la mitad de las lechugas sin miramientos.

Nuevamente lo intentamos sembrando sobre plástico negro. Es cierto que la mitad de los "bichos" desaparecen, y están menos sucias ya que al regar no se llenan de tierra, pero igualmente hay que tener cuidado con los pájaros y con las heladas.

En el proceso descubrimos que tienen muy poca raíz por lo que no necesitan mucho suelo para crecer.

Al final comprendimos que en macetas estaban a salvo y que se criaban maravillosamente bien. Os enseño un ejemplo de mis pequeñas.

Cultivo de lechugas "maravilla de verano"
Lechugas "maravilla de verano"

Pero no sólo las plantamos en macetas. También reutilizamos botellas de agua de 5 litros vacías.

Es tan sencillo como cortar la botella a 3/4 del fondo, es decir, algo más arriba de la mitad. Le hacemos 3 agujeros  de 1cm de diámetro en la base, para que salga el exceso de agua y le añadimos cuatro o cinco piedritas para que sirvan de drenaje.

La llenamos de tierra (20 litros de tierra valen 2.50 euros y da para unas cuantas macetitas) y plantamos una lechuga. Añadimos un poquito de agua y listo.


cultivo de lechugas reciclando envases
Cultivo de lechugas reciclando envases


Por las noches, mientras son pequeñitas le ponemos la parte de la botella que hemos cortado, sin el tapón!!,  así la lechuga respira y es como si estuviera en un pequeño invernadero. Cuando son más grandecitas no hace falta y podéis dejarlas sin cubrir.


Mini "invernadero" para lechugas


Cuando está lista para cortar, podéis cortarlas por la base y luego sacar la raíz (que como es pequeña es un tirón) o sacarla entera tirando un poquito. 

Como la tierra está perfecta se puede reutilizar y plantar otra.  Nosotros las plantamos de manera cíclica, abonando un poquito la tierra cuando vemos que ya no salen matas muy vigorosas.

Si os fijáis no es difícil, y podréis disfrutar durante todo el año de vuestras propias lechugas. Las semillas cuestan 1 euro, la tierra 2.50 euros y las botellas de plástico ya las tenéis después de beberos el agua. Estas lechugas no tienen ningún tipo de pesticida, y su sabor es impresionante!

¡Más fácil no puede ser! Además, quizás os parezca una tontería pero me siento muy orgullosa de sentarme a la mesa y ver una buena ensalada, sabiendo que son mis lechuguitas.

Otra cosa que vais a descubrir es que duran mucho más tiempo en la nevera que las que compráis en una frutería o supermercado. No sé muy bien la razón, pero es así. Las semanas se pasan y siguen tan lozanas como al cortarlas con lo que desperdiciamos menos. En fin, desde mi modesto punto de vista todo son ventajas. 

Si os animáis, espero ver fotos de vuestros logros. Me haría mucha ilusión! 



You Might Also Like

5 comentarios

  1. Yo he plantado fresas, a ver si me salen, algún año he plantado tomates pero tardan mucho en madurar y no dan buen resultado. Probaré con lechugas, no se me había ocurrido.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Qué lindas! A mi me encantan, como ensalada un día sí y otro también.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien! A mí me gustan mucho las lechugas. Mi padre también las planta en su huerto.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría de lechugas te has marcado, y qué buenos los trucos para que salgan adelante. Lo que les pasa a las lechugas que ya compramos es que fueron cosechadas hace semanas...y las comemos al final de su frescura. Ojalá tuviera esa mano para las plantas!!! Un beso grande!

    ResponderEliminar
  5. Me lo apunto para ponerlo en práctica, están muy bonitas y la idea de reciclar me parece estupenda. Buena falta nos hace ser más conscientes de la cantidad de basura que generamos!! Besos

    ResponderEliminar

Tu opinión es importante, gracias por comentar.


Copyright © 2016 Maquillando al lobo azul. Todos los derechos reservados.

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Newsletter de Maquillando al lobo Azul

* indicates required